Buscar
  • Cristina Caro

Carne viva

Casi un año de duelo, sin rifles ni espadas.


Y sigo llorando tu pérdida.


Sigo queriendo despedirte.


Sigo… pero no avanzo.




Todas las semanas me visitas en sueños.

Me miras, me sonríes, me hablas.

A veces también sufres e intento calmarte.

Pero sufro contigo. Siempre sufro.




Se acerca mi cumpleaños.


El primero en el que no estarás.

No habrán llamadas. No habrán mensajes.


Nada.




Silencio.


Es lo único que me queda.


Un vacío lleno de silencio.

Que aún no sé cómo abordar.




Algo ha cambiado en mí desde que no estás.

Me siento vulnerable. Desprotegida.


Como un cachorro que se separa de su manada.


Medio huérfana. Medio perdida.


También tengo la necesidad de honrarte.

A pesar de todos los pesares.

De dar un significado a tu vida.

De que te sientas tranquilo en la partida.


Dicen que el duelo dura lo que dura la herida.

Que la tristeza da paso al recuerdo.

Y que el tiempo todo lo cura…

Yo aún debo estar en carne viva.




10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

8M