Buscar
  • Cristina Caro

Refugio uterino

Hoy he venido al monte a comerme un bocadillo.

Es sorprendente como algo tan sencillo,

en este mundo frenético,

se convierte en anomalía.


Abajo queda el coche.

Mis piernas atraviesan pequeños caminos monte arriba.

Un palo al comienzo es mi soporte.

Y lo fue para alguien más antes de dejarlo en una orilla.


Encuentro un lugar iluminado por el sol,

plano y cómodo bajo un pino.

Al fondo se escucha la muchedumbre.

A mi lado se escuchan los pajarillos.


Me siento sobre mi pañuelo,

y con cuidado de no manchar nada

le doy el primer mordisco al bocadillo.


La gente pasa en grupos ruidosos por la carretera a unos metros.

Algunos se percatan de mi presencia y por un momento se silencian.

Me siento como un animal observado mientras se alimenta.

Me gusta.

Disfruto del silencio y los observo al pasar como un depredador a su presa.


El sol se ha ido y mis manos comienzan a estar frías.


Los pájaros avisan con su canto.

El atardecer se acerca.

Recojo para no dejar rastro de mi paso,

y una ardilla a mi lado se pasea.

Siento que estamos en sintonía,

apenas le perturba mi presencia.


Es la hora, me digo.

Con el estómago y el corazón llenos comienzo a deshacer el camino.

Gracias por este almuerzo despierto.

Gracias naturaleza, por ser mi refugio uterino.


#diadelatierra#respetoambiental#naturaleza#refugio#conexion#paz



63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo