Procristinar es el arte que tengo para evadirme de la realidad y crear nuevos espacios de expresión. De este curioso fenómeno han surgido algunos proyectos personales.

Esta es una muestra de ellos.